¡Acepta nuestras cookies! Sí, entendemos que ver este anuncio en cada web que visitas puede ser agotador, pero es necesario. Puedes consultar nuestra Política de Privacidad para más detalles, y también decidir qué cookies aceptar.

26/9/2023

Bienestar

Minutos de lectura:

2

La vulnerabilidad como camino hacia una vida sin vergüenza

Todas las personas experimentamos vergüenza en algún momento de nuestras vidas. Es decir, nos sentimos expuestas, juzgadas, inadecuadas ante la mirada de los demás.

Escrito por

Equipo Psi Mammoliti

¿Por qué sentimos vergüenza?

Como toda emoción, la vergüenza tiene una razón para existir, una función. 

Esta emoción nos ayuda desde que somos pequeños a regular nuestras conductas e internalizar ciertas reglas sociales: nos dice que no cualquier cosa está permitida.

Viéndola desde esta perspectiva, puede ser una herramienta sumamente valiosa que nos ayuda a reflexionar y controlar nuestras acciones para ser personas más empáticas.

Pero cuando no se encuentra en una dimensión equilibrada puede ser un arma de doble filo. 

Aunque resulta beneficiosa en ciertas situaciones, también puede volverse dañina para nuestra salud mental. Puede pasar de ser un recurso a una gran barrera para nuestro bienestar o crecimiento.

Mirando las señales: cuándo la vergüenza se vuelve peligrosa

En pocas palabras, la vergüenza se convierte en una emoción peligrosa e inconveniente cuando es excesiva: cuando pasa a ser una voz dominante que nos hace sentir constantemente inadecuados y dudar de lo que valemos.

¿Alguna vez has dejado de ser auténtico por temor a resultar avergonzado? ¿Te paralizaste a causa de esta emoción? 

No todo son malas noticias. La vergüenza excesiva y paralizante no tiene por qué ser una carga perpetua. Es importante reconocer cuándo se ha vuelto perjudicial para buscar maneras de abordarla. Veamos algunas.

Cómo abordar y superar la vergüenza excesiva

Cambiar la perspectiva de la vergüenza

En lugar de verla como una debilidad o un defecto, podemos considerarla como una oportunidad para crecer y aprender. Si reformulamos nuestra relación con esta emoción, podemos entender que solo nos está hablando de nuestras creencias sobre nosotros mismos y nuestra percepción de cómo nos ven los demás, y esto puede ser transformado.

Abrazar la vulnerabilidad: el camino hacia la sanación

Este punto puede sonar paradójico, porque en la sociedad actual a menudo asociamos la vulnerabilidad con la debilidad. Se nos dice que debemos ser siempre fuertes, “aguantar”.

Sin embargo, abrazar nuestra vulnerabilidad puede ser una gran fuente de fuerza y crecimiento personal, y puede puede ser la clave para vivir una vida más auténtica.

Ser vulnerables implica ser honestos con nosotros mismos y con los demás, mostrarnos tal y cual somos, abrirnos a nuestras emociones y experiencias sin miedo a ser juzgados o rechazados… Casi una antítesis de la vergüenza.

Aceptar nuestra humanidad y practicar la autocompasión 

Si queremos dar lugar a la vulnerabilidad, lo primero es tratarnos con más amabilidad.

Reconocer que somos seres humanos imperfectos, llenos de fortalezas y debilidades, y que podemos abrazar ambas con igual aprecio es un paso ineludible.

La autocompasión nos invita a tratarnos a nosotros mismos con la misma comprensión que ofreceríamos a un ser querido.

Cuando aprendemos a enfrentar a ese crítico interno tan duro que nos dice que nunca somos suficiente, y empezamos a cuestionar su validez, nos liberamos de la hiperexigencia y podemos comenzar a quitarnos el peso de la vergüenza. 

Compartir nuestra historia y construir relaciones más auténticas

Es crucial atrevernos a mostrarnos vulnerables frente al resto, con nuestras verdaderas emociones y experiencias, sin necesidad de esconder nuestras imperfecciones.

Solo así nos liberamos de la necesidad de encajar en moldes preestablecidos y podemos cultivar vínculos más profundos y genuinos.

Compartir nuestras historias y luchas con los demás puede ser una forma poderosa de liberarnos de la vergüenza ya que no solo nos liberamos de nuestra carga emocional, sino que también inspiramos a otros a hacer lo mismo, y el apoyo que recibimos nos recuerda que no estamos solos en este viaje.

Crear espacios de confianza y empatía nos permite sentirnos aceptados y comprendidos, y nos empodera para enfrentar los desafíos de la vida con mayor resiliencia.

Entonces, en lugar de temer y evitar la vulnerabilidad, podemos aprender a verla como una vía de sanación: un camino que transforma nuestra relación con la vergüenza y nos libera de su pesada carga, desarmando la cadena que nos paralizaba.

En este artículo encontrarás

Mostrarnos vulnerables no nos hace débiles, sino todo lo contrario. Nos empodera para enfrentar nuestros desafíos emocionales y crecer a través de ellos. Es la llave hacia una vida más auténtica, donde brillamos con luz propia, sin tanto miedo al juicio, orgullosos de lo que somos en su totalidad.

Artículos relacionados

Blog

¿Cómo sentirnos valorados y valoradas?

Blog

¿Cómo Dejar de Preocuparnos por Todo? Estrategias para Reducir el Exceso de Preocupación y Gestionar el Agotamiento Emocional

Blog

El arte de sanar: cómo conectar con nuestras emociones